LA INNOVACION Y LOS MUNDIALES

 

Para los que amamos el fútbol, la vida y el tiempo se mide en mundiales. Son cuatro años donde pasa de todo, cuatro años que sirven como referencia para las proyecciones como también para las conclusiones personales y profesionales.

Como amante de la innovación, los invito a repasar conmigo aquellos avances, cada vez más vertiginosos, que fueron marcando cada uno de los mundiales que guardo en mi memoria.

ITALIA 90:

90.png

Es el primer mundial que me acuerdo. Los partidos no sólo se transmitían en vivo, sino que también a color. Las camisetas ya eran de telas “no algodón” y algunos estadios ya mostraban tímidamente pantallas gigantes animadas donde marcaban el resultado, y si mal no recuerdo, hasta alguna imagen en video. Recuerdo la radio encendida a la par de las imágenes de la televisión, una práctica típica de mi viejo, quien parecía preferir la intensidad de la locución en AM sobre la monotonía de los locutores televisivos. Un gran mundial, recordado sobre todo por su música y las atajadas del Goyco.

USA 94:

94.png

Viste como está cortado el pasto? Estos yanquis si que saben cómo cuidar las canchas! Un billar nunca antes visto! Las pantallas gigantes (asumo que VGA) ya asomaban en prácticamente todos los estadios norteamericanos. La televisión por cable se adueñaba de las transmisiones y la imagen tenía mucho menos interferencia que en el mundial anterior. Un mundial marcado por los uniformes holgados, telas cada vez más brillantes, jugadores con calzas debajo del short. Así y todo, lo que más llama la atención es ver a los árbitros vestidos de colores diferentes al negro (rojos, verdes, amarillos). Mundial caracterizado por los interminables alargues que daban los réferis, con esos letreros analógicos.

FRANCIA 98:

El cable definitivamente había conquistado el mundo del deporte y el mundial ya era explotado al ritmo de Ricky Martin como una plataforma POP. Innumerables canales dando cobertura como nunca antes, cámaras por todos lados, mismo algunos se atrevían a enviar material por email o por ICQ (había que encontrar un Cyber). Estábamos ante el primer mundial con “algo” de internet. Como olvidar el FIFA WORLD CUP 98 de EA SPORTS con su cortina inglesa Tubthumping. El primer mundial donde en la previa jugabas innumerables partidos contra todos los potenciales rivales de Argentina, emulando una y otra vez nuestro camino a la gloria.

A nivel indumentario las camisetas un poco menos holgadas que las del mundial anterior, pero ya asomaba un concepto que parecía revolucionario: el dry fit!
 

Corea-Japon 2002:

Japón y Corea se postulaban a vivir una copa del mundo sin precedentes en cuestiones tecnológicas. Estadios colosos y pantallas gigantes conquistan los escenarios. El primer mundial con “banda ancha” estaba en juego. Aparecen los Blogs y las coberturas comienzan a descentralizarse. Ya no solo mirabas la televisión sino que navegabas por internet leyendo coberturas tanto de independientes como de diarios locales e internacionales (especialmente de los contrincantes y rivales de siempre). Periodistas chateaban en vivo desde puntas opuestas del mundo y las cámaras digitales decían presente tímidamente en las tribunas (sobretodo los asiáticos).

Un mundial con camisetas futuristas (lideradas por NIKE), colores semi flúo y súper livianas. Los botines de colores comenzaban a asomarse. El FIFA WC 2002 no es tan recordado como aquel del 98. Konami ya daba batalla con el Winning Eleven y la Playstation decia presente.

alemania 2006:

La era digital dice presente en los mundiales. Cámaras digitales por diestra y siniestra, banda ancha y algunos hasta enviaban SMS desde el estadio a sus familiares y amigos en Argentina. Las pantallas gigantes ya eran commodity, no solo en los estadios sino también en las vallas publicitarias y en los novedosos FAN FESTS desparramados por todo Alemania. EA Sports y Konami seguían peleando por el liderazgo en la industria del gaming. Los jugadores cambian los juegos de naipes por la “Play” en las concentraciones.

Hay un gran hito que iba a vivir el mundial 2006: las pantallas planas (o plasmas). Países de todo el mundo baten récord de ventas comprando pantallas de dimensiones rectangulares con la ilusión de vivir los partidos como si estuviesen en la mismísima tribuna. Al menos en Argentina, ilusión que debería esperar ya que el sistema de televisación seguía enviando imágenes de formato cuadrado (todo se veía estirado).

Uniformes cada vez menos holgados, telas livianas y los botines de bajo gramaje y de diversos colores, ya eran parte de la norma internacional del fútbol (moda impuesta en la Euro 2004).

sudáfrica 2010:

2010.png

Ahora si, en este mundial había algo que iba a cambiar la manera de consumir el fútbol para siempre: las redes sociales. Twitter y Facebook se adueñaban de la audiencia y comenzaban a aparecer los memes, la información viral e información distribuida por los mismos protagonistas: los jugadores. Definitivamente, estábamos ante algo nunca antes visto. Algo que recién empezaba y que iba a cambiar el mundo para siempre.

Internet desdibuja las fronteras, YouTube conquistaba el mundo de las repeticiones y de a poco se masificaron los dispositivos móviles con datos. En Sudáfrica 2010, FIFA te enviaba junto a tu entrada un chip para configurar un número sudafricano en tu celular (cosa que usé personalmente cuando estuve allí). Estaba conectado!

Familiares y amigos me llamaban por skype al celular en el entretiempo de los partidos y yo atendía desde la mismísima tribuna. Aquellos teléfonos públicos típicos de las canchas brasileras quedaban en ridículo. Era sin dudas, un momento mágico.

De repente, van apareciendo manchones de señal donde podíamos seguir los tweets, como también leer notas de los diarios Argentinos sin importar si estábamos en el Kruger o en Ciudad del Cabo. Parecía todo una locura. Los blackberries ya permitían chatear desde cualquier lugar, aunque su uso todavía no estaba masificado del todo.

Los FAN FEST al ritmo de las bubuzelas ya eran oficiales de la FIFA, las pantallas gigantes eran commodities en los estadios pero sobre todo, aparece otro fenómeno disruptivo con respecto a mundiales anteriores: el High Definition (HD). Ahora si! Todos a cambiar los televisores para finalmente poder vivir desde tu casa los partidos sin perder un solo detalle. La imagen asombraba por su nitidez, aunque el costado negativo, si tenias vecinos “sin HD”, te gritaban los goles 10 segundos antes que vos. #malisimo!

Las camisetas se usaban pegadas al cuerpo. Como olvidar al Galgo Gutiérrez o Shabalala con sus melenas y sus camisetas “strech” para que no los agarren.

brasil 2014:

Pueden creer que el mundial 2014 es el primer mundial con whatsapp? (sin la funcionalidad "call"). Estamos tan acostumbrados de una herramienta que solo tiene algo más de cuatro años. Tremendo! Facebook y Twitter siguen siendo las redes sociales de cabecera. Esta vez, mucho más amigables a los formatos multimedia como videos, audios y fotos de calidad.

Por primera vez el público posteaba masivamente desde las tribunas y chateaba con sus familiares sin importar el rincón del mundo en el cual se encuentren. Fotos en vivo, cantos virales, y fan fests ya son algo normal. De más está decir que el HD era obligado y que los partidos se revivían por YouTube, esta vez, también desde el celular. La transmisión en 3D que las marcas tanto exhibian en Sudafrica 2010 nunca terminaron de masificarse. Se ve que conseguir anteojos para cada televidente no es tan facil como pensaban. Aparecen tímidamente unos aparatos voladores que filman (drones) y los jugadores son monitoreados por GPS.

Entre lo destacado en indumentaria, aparecen los botines con “botita”, comodísimos a la hora de controlar la pelota sin que la lengüeta entorpezca. Empiezan a aparecer también jugadores con tiras de color azul en diferentes partes del cuerpo (aparentemente, ayudan a sujetar los músculos y prevenir lesiones). A su vez, como olvidar el primer mundial del “aerosol”, ese invento Argentino para prevenir que los jugadores se adelanten.

rusia 2018:

2018.png

Aunque parezca mentira, es solo el segundo mundial con tecnología móvil de vanguardia, pero esta vez, a una velocidad que nunca hubiésemos imaginado allá en el mundial de Sudáfrica. Facebook deja de ser la red social de cabecera y es reemplazada por Instagram y sus “stories” (en vivo y/o en diferido). Whatsapp ya inlcuye la posibilidad de hacer videollamadas a cualquier lugar del mundo.

Estamos ante el primer mundial donde cada espectador, cada jugador y cada anunciante podrá transmitir material de alta resolución en VIVO, sin LÍMITES! Es el primer mundial con 4G, el primer mundial donde nos informaremos más a través del streaming que de las señales tradicionales. Expliquemosle esto al Cani del mundial 90… una locura!

Los periodistas son reemplazados por “influencers” (que algunos ni siquiera son expertos en el deporte), y todo, pero TODO, se publica (hasta la foto de Ansaldi en el Jacuzzi). Memes, canciones que quieren ser virales, el negro de whatsapp, instagramers y muchos mas se posicionan como protagonistas de la proxima cita mundialista. 

Sumado a esto, los drones como protagonistas de imágenes inolvidables como también de potenciales espionajes a entrenamientos.

Las marcas de televisores hablan del ultra HD y del 4K aunque esta vez, a no ser que me tiren alguna perla con realidad virtual (o aumentada), no nos genera esas ganas de renovar nuestras pantallas como lo queríamos hacer ocho años atrás. 

Se viene el primer mundial con ID digital (antesala del blockchain), ultra seguridad informática, internet paralela para fans y conectividad sin límites.

Sumémosle a esto el VAR, la tecnología aplicada al deporte. La indumentaria, seguro viene con mejoras, pero sólo impacta en caso de que su diseño sea llamativo (retro por cierto). Aparecen por primera vez jugadores entrenando con calzas que van desde la cintura a los tobillos.

El Futuro:

Estamos en la puerta de avances nunca imaginados. Blockchain, ioT, autos que se manejan solos, motores eléctricos, conectividad al cuadrado, “machine learning”, ropa inteligente, realidad virtual. No me sería impensado imaginar un 2022 donde las camisetas posean sensores, los hinchas se vistan con indumentaria que se ilumine y se cambie de color según lo que cantan, las entradas sean a través de reconocimiento facial y los partidos sean transmitidos desde los mismos jugadores o los árbitros.

Mucho puede pasar, pero lo que es seguro, que desde ahora en más, cada mundial será tecnológicamente más único e irrepetible que nunca.

 

 

Nicolas Rey Petit

Entrepreneur, Co-Fundador Go Global Agency